Un tamaño de pecho excesivamente grande es un problema considerable para muchas mujeres. Se denomina hipertrofia mamaria.

La hipertrofia mamaria es una situación suele acompañarse de dolor en la espalda y de incomodidad la vestirse y para realizar deporte. Además los tamaños excesivos de pecho suelen acompañarse de una caída del pecho bastante importante.

En nuestra experiencia las pacientes quedan muy satisfechas tras la reducción del pecho ya que conservan su corporalidad mientras que la vida es mucho más confortable.

La reducción de mama debe tener en cuenta cuánto pecho quiere tener la paciente. Las pacientes suelen querer reducir el pecho y conservar sus formas y curvas naturales.

Otras consideraciones importantes son las cicatrices de la cirugía, la posibilidad de lactancia y el consumo de tabaco y riesgos de la intervención.