La mama es un órgano sujeto a los mismos efectos del paso del tiempo que otros órganos externos. El efecto de la gravedad, los embarazos y los ciclos hormonales producen cambios que con el paso de los años dejan ciertas secuelas. Las más frecuentes son la atrofia y el descolgamiento mamario.

La atrofia y el descolgamiento mamario tienen tratamiento por medio de técnicas quirúrgicas que corrijan los defectos y en algunos casos pueden requerir añadir prótesis mamaria, aunque no siempre.

Nuestra recomendación es realizar correcciones poco agresivas que permitan tener un aspecto bonito sin necesidad de asumir grandes cicatrices que colocan el pecho en un lugar que tampoco corresponde a su edad ni condiciones de la piel.

Nuestras correcciones suelen realziarse por incisiones  alrededor de la areola, introduciendo implantes si es necesario y siempre respetando el contorno mamario. Cuando el descolgamiento es muy grande, puede ser necesario añadir una cicatriz en T invertida. Si no ha habido atrofia sino sólo descolgamiento, podemos utilziar el propio tejido de la paciente para realziar la corrección.

Las valoraciones en consulta en estos casos son cuidadosas ya que es necesario medir a la paciente y analizar cuáles son sus preferencias.

Pida cita en el 914317861 para una valoración.