Primera noche

Las pacientes pueden ducharse a las 24 horas de la intervención, y el primer baño se puede realizar transcurrida una semana. Recomendamos caminar desde el primer día de la intervención.

Primera semana

El grado de molestia depende de varios factores. Por lo general, las pacientes con poco desarrollo de la mama estarán más molestas durante los primeros días. Es frecuente que al principio los tejidos estén algo hinchados por el edema. El edema se absorber lentamente conforme transcurren las semanas. La absorción del edema se puede facilitar por medio de masajes de drenaje linfático.

En principio, no es necesario tomar antibióticos después de la intervención salvo que haya signos de infección o que alguna otra condición lo aconseje. Sólo mantenemos los antibióticos en caso de presencia de hematoma o mientras la paciente continúa con drenajes aspirativos.

Primeros 3 meses

Después de la intervención, sobre todo en caso de que el implante se haya colocado por detrás del músculo pectoral, es conveniente realizar ejercicios para facilitar la recuperación.

Los deportes que depende principalmente del músculo pectoral, como por ejemplo el tenis, deben evitarse al menos 3 meses.

Después de unas pocas semanas la mujer puede realizar vida normal, actividad deportiva, quedarse embarazada, dar la lactancia y viajar sin restricciones.

Tercer año

Con el paso de los años es posible que se requiera alguna intervención en caso de rotura del implante, o de que se haya perdido la forma inicial de las mamas. La intervención suele ser más sencilla cuando los volúmenes que se utilizaron en la primera vez fueron más pequeños. La evolución natural a la caída de las mamas (ptosis) puede resolverse hasta cierto punto aumentando ligeramente el implante mamario durante la intervención de recambio de prótesis.