Cinco Trucos Para Rejuvenecer la Mirada

Rejuvenecer la mirada
Hay varios elementos que se pueden mejorar y que rejuvenecen la mirada.
La primera impresión de una persona la obtenemos de su mirada. Y es ahí dónde podemos cuidar el aspecto y preservar la juventud para mejorar la impresión que damos. Por medio de diferentes técnicas se puede mejorar mucho el aspecto de la mirada, y camuflar el efecto que la edad puede tener.

Los cinco puntos clave para una mirada juvenil son:

1. Eliminar el exceso de piel y grasa. Es más frecuente en el párpado superior. La piel descolgada cae sobre el ojo y da cierto aspecto abotargado y de congestión. Retirando esa piel y las pequeñas bolsas de grasa, fácilmente se mejora la claridad de la mirada, e incluso se puede corregir un verdadero problema de obstrucción de la vista. Se puede realizar con una pequeña intervención de párpados bajo anestesia local sin ingreso.

2. Elevar las cejas. Cuando ocurre un exceso de piel de los párpados las pacientes instintivamente contraen la frente hacia arriba, arrugando mucho la zona. Este problema sólo enmascara el exceso de piel de los párpados y contribuye a llenar de arrugas la frente. Lo mejor es corregir el problema de posición de cejas para evitar las arrugas, y seguidamente, si hay un exceso de piel del párpado, arreglarlo. Se puede realizar bajo anestesia local y sedación.

3.Alisar el entrecejo. Muy frecuentemente contraemos con fuerza los músculo entre las cejas, y se produce arrugas y protuberancias  que afean la mirada. Este problema se puede corregir para evitar contraer las cejas con tanta fuerza y suavizar la típica arruga vertical que da aspecto enfadado. Se puede realizar acompañando a la cirugía de párpados con anestesia local, o bien mediante inyecciones de toxina botulínica.

4. Mejorar las patas de gallo. Fácilmente solucionables mediante inyección local de toxina botulínica y complementando si fuera necesario con láser.

5. Suavizar el surco de las ojeras. A veces aparece excesivamente marcado el surco de las ojeras, por donde descienden las lágrimas, lo que da un aspecto cansado y enfermo. Esto se puede mejorar recolocando la grasa que hay debajo y soltando los ligamentos excesivamente tensos que producen la alteración. Se puede realizar con anestesia local y sedación.

En definitiva se trata de cinco recursos que pueden mejorar notablemente la apariencia de tu mirada, con un aspecto más joven y saludable. Casi todos ellos no requieren ingreso y se realizan con anestesia mínima. La recuperación suele ser rápida, aunque dependiendo de la cirugía puede tardar algunos días en deshincharse.

Puede pedir cita para una valoración por el Dr. Landín en el 681332135.

¿Sólo los Párpados? Cejas y Surcos Lacrimales

Rejuvenecer la mirada
Hay varios elementos que se pueden mejorar y que rejuvenecen la mirada.
La evaluación de la mirada requiere no olvidar nunca lo que hay por encima y por debajo de los párpados. En la parte superior es muy importante la posición de las cejas. En cirugía plástica-estética se debe tener en cuenta que el rejuvenecimiento de la mirada considere la altura a la que se encuentran las cejas.
En ocasiones, las molestias por un exceso de piel en los párpados no es real, sino que se debe a un descolgamiento de la frente con caída del nivel de las cejas. En un caso así, una cirugía sobre los párpados (blefaroplastia) puede no lograr mejorar el aspecto de la mirada, quedando incluso piel redundante de nuevo en el párpado en un plazo de tiempo corto.
Esta condición puede además enmascarar una asimetría que no se había detectado por la dificultad que presentan algunas pacientes para relajar los músculos de la frente. Tampoco se debe olvidar la posición del ojo o a presencia de ojos saltones, también conocido como vector negativo.

Un exceso de laxitud en la frente con caída de las cejas requiere de una suspensión de cejas para colocarlas juntos al borde óseo de la órbita. Una vez corregido el  problema puede abordarse el exceso de piel y grasa del párpado superior, si es que fuera necesario.

En cuanto a la parte inferior de los párpados de abajo en ocasiones las pacientes pueden presentar los surcos lacrimales marcados y oscuros. La manera más duradera de corregirlos consiste en trasponer las bolsas grasas de los párpados inferiores hacia la zona del surco tras liberar el arco marginalis y los septos orbitarios. De esta forma se corrigen las ojeras profundas en la zona del surco lacrimal.

Para planificar la intervención es necesario un adecuado control de la tensión arterial, evitar medicación antiagregante como la aspirina o las infusiones de herbolario y algunos antiinflamatorios. El tabaco debe evitarse a toda costa desde días antes de la operación. Dependiendo del tipo de intervención, se puede realizar bajo sedación o bien bajo anestesia general. Después de la intervención es conveniente el uso frecuente de lubricantes y lágrimas artificales hasta el cese de la inflamación y el cierre normal de los párpados.

La aparición de las bolsas malares es uno de los marcadores de envejecimiento facial que más difícilmente se pueden disimular. Las bolsas malares se deben a la caída de la grasa que hay sobre las mejillas, debido a un relajamiento de los ligamentos que sostienen la grasa que se encuentra por debajo de los músculos de los párpados.

No se deben confundir las bolsas malares con las bolsas de los párpados inferiores, si bien se encuentran cerca, no se trata del mismo proceso y las estructuras que lo acompañan suelen ceder a los cambios de la edad, y por tanto, no se deben tratar de igual forma. Las técnicas de láser o rellenos tienen poco papel en su tratamiento.

La reparación de las bolsas malares se realiza con técnicas de rejuvenecimiento facial medio en los párpados. Las reparaciones se realizan a nivel subperióstico para disminuir el riesgo de lesión del nervio facial, mejorar la vascularización de las estructuras y permitir la liberación de los ligamentos excesivamente distendidos. De esta forma se puede mejorar el surco lagrimal, y también el surco que se forma entre los pómulo y los párpados; además se restaura el volumen normal de los pómulos y se suavizan las arrugas junto a la nariz y el labio superior.

El lifting facial medio requiere uno o dos días de ingreso y la intervención se realiza bajo anestesia general. Los resultados del lifting facial medio son estables y duraderos, pero es necesario el transcurso de unas pocas semanas para que disminuya el hinchazón tras la cirugía. Después se aconseja evitar tomar el sol durante varias semanas.

Refs: Pacella S, Codner M. Midface lift. En: Aesthetic Plastic Surgery. Aston SJ. Elsevier 2010.